Vía libre al coche de hidrógeno: la Unión Europea exigirá un surtidor cada 150 kilómetros (y mucho más)