Las situación del gas en Europa es preocupante: los precios deberían seguir siendo altos e incluso aumentar