La descarbonización dispara el precio y encarece la transición energética