Europa avanza para independizarse del gas ruso