El sueño energético español: ser el Qatar del hidrógeno verde