El hidrógeno en las calderas a gas, el futuro de la calefacción