El absurdo y poco sostenible acuerdo de Alemania para traerse hidrógeno desde Australia