El gas natural se posiciona como combustible alternativo en el transporte marítimo