Crece el uso de gas para generar electricidad a la espera de que Bruselas limite su precio y Argelia suba el que vende a España