China apuesta por el hidrógeno: el mayor mercado de coches del mundo invierte en las pilas de combustible tras la consolidación del eléctrico