Así se está gestando la tormenta perfecta sobre el gas natural que amenaza con estallar en Europa.